3 consejos para hacer tus ofertas de empleo más atractivas

En una oferta de empleo existen 3 objetivos: Engagement, Venta y Comunicación. En función de cada uno de de ellos, la oferta tendrá un tono u otro.
En una oferta de empleo existen 3 objetivos: Engagement, Venta y Comunicación. En función de cada uno de de ellos, la oferta tendrá un tono u otro.

La redacción, el tono y el mensaje que se utilizan en las ofertas de empleo son tres elementos clave para aumentar el ratio de inscritos y hacer las ofertas de empleo más atractivas. La forma en que se comprende la oferta, el tono con el que recibe la comunicación, y lo identificado que se sienta el candidato al leer la oferta, serán las claves para que finalice su inscripción.

 INDICE DE CONTENIDOS

      1. Qué mensaje necesita el candidato
      2. Cómo redactar una oferta de trabajo
      3. Qué tono utilizar en el contenido de la oferta

Obviamente, lo primero será el contenido en sí: el trabajo (la empresa, el horario, el salario…). Pero más allá de todo eso, en nuestra mano está la capacidad de persuasión en la comunicación de la oferta para conseguir nuestro objetivo: la inscripción.

1. Lo más importante: qué mensaje necesita el candidato

Muchas ofertas muestran que lo primero que hacen las empresas en ellas es hablar de sí mismas. De la maravillosa empresa que es, del equipazo que tiene o de lo bien que se habla de la marca.

Hablar de nosotros está muy bien, pero se nos olvida lo más importante: lo que necesita leer el candidato para inscribirse en la oferta.

Las webs corporativas son exactamente eso, webs en las que cada corporación habla de sí misma y con todo el derecho del mundo. Es tu web y por eso puedes tener espacios única y exclusivamente para contar lo bueno que eres: el candidato está en tu territorio y es tu momento de gloria.

Pero, ¿qué diferencia hay para el candidato entre tu web y tu oferta de trabajo? Que en tu web vendes una marca y en la oferta vendes una experiencia para vivir esa marca. #RRHH #Marketing #RHMarketing Clic para tuitear

Esto significa que en una oferta de poco sirve que contemos lo buenos que somos, si no somos capaces de transmitirle al candidato lo que quiere leer, es decir, qué beneficios tiene para él/ella ese empleo.

2. Cómo redactar una oferta de trabajo

Precisamente el beneficio que busca el candidato es lo que debemos saber transmitirle a través de una buena redacción. Una redacción que incluya preguntas retóricas y otros elementos de la comunicación que le hagan plantearse «esto es lo que yo necesito, justo lo que estaba buscando».

¿Cómo saber si estás redactando bien una oferta de empleo? Como ya sabrás a qué candidate persona le estás dirigiendo la oferta, te será mucho más sencillo ponerte en su lugar y leer y releer la oferta poniéndote en su piel, comprobando si efectivamente tú en su lugar te inscribirías.

Aquí tienes algunos tips para hacer tus ofertas de empleo más atractivas:

  • Personaliza la oferta al máximo (atacando a sus intereses o necesidades desde el principio).
  • Saluda al candidato al principio y despídete al final de la oferta
  • Utiliza párrafos cortos y destaca en negrita conceptos clave para el candidato
  • Haz uso de la retórica para que el candidato se haga las preguntas a sí mismo
  • Responde a dos criterios básicos: beneficios de trabajar en tu empresa y condiciones del empleo 
  • Incluye imágenes o vídeo (las vídeo ofertas están en auge y aumentan notablemente el ratio de inscripciones en ofertas).

3. Qué tono utilizar en el contenido de la oferta en función de nuestro objetivo

Como en todo, dependerá del perfil al que te estés dirigiendo. Sí me atrevo a decir que prácticamente todos los perfiles agradecen la cercanía y confianza en la comunicación. Siempre y cuando no sea en exceso, todos los candidatos agradecemos (todos hemos sido candidatos en algún momento) que se nos hable en un idioma comprensible y con una cercanía que nos haga sentir cómodos. 

En una oferta de #empleo existen 3 objetivos: Engagement, Venta y Comunicación. En función de cada uno de de ellos, la oferta tendrá un tono u otro. #RRHH #HRMarketing #Marketing Clic para tuitear

3.1 Cuando el objetivo es generar Engagement

Esta es la parte más bonita de la oferta. La que nos permite hacer las ofertas de empleo más atractivas. Es donde el candidato lee preguntas o frases que le hacen pensar si el empleo cubre las necesidades vitales que pueda tener (tener dinero para viajar, un buen horario para cuidar de los hijos, un empleo con proyección para crecer profesionalmente…). 

Debemos ser capaces de generar ese engagement a través de un tono informal y cercano.

3.2 Cuando nuestro objetivo es Vender el empleo al candidato

Vender el empleo al candidato de forma directa es hablarle de condiciones (salario, horario, objetivos…). Son temas prácticos pero necesarios para bajar a la realidad más pura la oferta en sí. Todas las ofertas deben incluir esta parte.

En mi opinión, la venta pura y dura de la oferta debe ser redactada en un tono corporativo, demostrativo y, siempre que sea posible, testimonial.

El tono corporativo porque son las condiciones de la propia empresa, por tanto el tono no puede ser de otra manera. El tono demostrativo es interesante si tenemos material para demostrar los argumentos a los que atacamos.

Y por último, el testimonial es súper efectivo. Si en una oferta podemos incluir el testimonio de un empleado que ya aplicó a una oferta similar y trabaja en la empresa, no habrá nada más convincente para el candidato que una experiencia contada así.

3.3 Cuando el objetivo es comunicar sobre nuestra marca

Cuando en una oferta hablamos de nuestra marca, es nuestro momento de gloria. Hoy en día, por desgracia, la mayoría de ofertas se quedan en la Comunicación y la Venta, obviando el tercero (y para mí el más importante): el Engagement.

La parte corporativa en una oferta de trabajo es importante, pero lo ideal es que se incluya al final de la oferta y en un breve párrafo a modo de firma.

En esta breve firma, el tono será siempre corporativo e informativo, y en nuestra mano está querer utilizar la cercanía como herramienta de atracción para que el candidato se sienta más cómodo y genere en él la acción de aplicar.